¿Cómo adaptarnos a los cambios?

Escrito por el 11 abril, 2020

Creo que pocas cosas tan seguras existen como el cambio, incluso si estamos estáticos, algo está cambiando, el movimiento abunda en todo lo que es, y bien, si es algo que tenemos seguro, mas vale estar preparados para adaptarnos, idealmente a cosas que nos lleven a mejorar.

En la vida diaria, académica, laboral o cualquiera que sea la situación en la que nos encontremos, vamos realizando patrones, en lo que pensamos, hacemos, decimos etcétera. A veces nos adecuamos y llegamos a un punto de confort, nos acostumbramos, pero el cambio opera en ambas direcciones, de estar alegres por el cambio porque nos encontrábamos en una situación desfavorable o de entristecernos o tensarnos porque el cambio no nos beneficia ya sea a corto, mediano o largo plazo.

Al estar conformes con el estado actual, se le puede temer al cambio y en su contra parte se le puede anhelar si no queremos estar en donde estamos.

El cambio es algo inevitable, ya sea que le temas o lo anheles sucederá, desde una situación en donde se cambia de trabajo, de escuela, amigos, puesto en una empresa, situación amorosa, y demás.

Por lo tanto saber adaptarnos a los cambios efectivamente es parte del crecimiento y madures, además fundamental para avanzar, en cualquier dirección, es más, como mencioné en el inicio del escrito, el cambio se dará, quieras o no, pero si algo inevitable pasará mejor que sea en la dirección que decidas.

Si de verdad quieres un cambio tendremos que dejar de vivir en las posibilidades y hacerlas suceder, en lugar de vivir en las ilusiones, crear los hechos que te acercarán al objetivo del cambio que deseas realizar.

De cualquier modo, el no cambiar o el no adaptarse produce un estancamiento, dejamos de ser productivos, dejamos de superarnos, incluso afecta nuestra salud.

Ahora bien ¿Cómo nos adaptamos a ese cambio? Es fundamental estar conscientes de lo que sucede, sentir esa necesidad de cambio, identificar y organizar para tener todo bien claro.

Identificar los cambios a realizar, es decir, tener un objetivo en concreto
La razón de realizar ese cambio, ¿En qué nos está afectando permanecer estáticos?
¿Cuáles son los beneficios de realizar el cambio? ¿Mejoraré en algún área? ¿Me hará sentir mejor? ¿Aumentará mi calidad de vida?
Motivación; Quizá uno de los pasos más difíciles ya que podemos carecer de esta, lo revisaremos más adelante
¿Cómo te sentirías al realizar estos cambios? Es importante visualizar y sentir los beneficios, esto viene de la mano con la motivación
Ahora bien continuando con la parte de la motivación, ¿Qué sucede? Ese desanimo, sin energía si quiera de comenzar, pues bien, es aquí donde hablaremos de la mente en particular.

Nuestra mente es sumamente poderosa, la información que esté procesando será creada de inmediato, si estamos convencidos de que no podremos realizar algún cometido, ten por seguro que no se hará o será sumamente difícil, aquello que pensamos o en lo que creemos es lo que nos mueve y el mismo movimiento puede ser el motor para seguir.

Si no tienes motivación para hacer lo que debes hacer, quedarte sentado no va a cambiar nada, moverte será el primer paso para que al ver tu pie adelante del otro te des cuenta de que estás en un lugar distinto al que iniciaste y de ese modo generarás motivación, a veces estímulos nos mueven, pero también podemos generarlos y es ahí donde tendrás una gran herramienta para tu productividad.

En ocasiones podemos estar bloqueados, incluso sin saber porque pero revisemos nuestra mente, ¿en que está ocupada? Muchas veces en sin sentidos, representaciones mentales pasadas o futuras, inexistentes, pero no enfocadas en lo que nos sucede en el presente, debemos entrenar nuestra mente para poder enfocarla, de otro modo hará lo que quiera y seguramente buscará ahorrar energías, querrá divertirse y se cansará de descansar, ten cuidado.

Podemos intervenir, tener un plan, te propongo lo siguiente para comenzar a darle forma a esta adaptación al cambio, por algún lugar tienes que iniciar ¿no?

Relájate, ya sabes, un lugar cómodo, tranquilo, suelta tu cuerpo y mente, procura que no sea el mismo lugar donde realizas otras actividades como descansar o trabajar, se trata de liberar tu mente, tu cuerpo se acostumbra a realizar actividades, tu mente también, entonces te propongo un lugar distinto al habitual.
Realiza ejercicios de respiración, esto con el objetivo de que tu mente se enfoque en una sola cosa, vamos paso a paso y un gran problema en la sociedad actual es la incapacidad de concentrarnos en una sola cosa, así que vamos paso a paso, respira.
Date cuenta de donde estas y que estás haciendo, se sincero contigo mismo, ¿Estás donde quieres estar y haces lo que quieres hacer?
Re-direcciona tu enfoque ¿Qué es lo que quieres lograr?
Determinación, convéncete, lo mejor para iniciar es tener en claro que es lo que quieres, así evitarás estar dando vueltas y cambiando cada dos por tres de idea, sin llegar a ningún lado, compra tu idea, así como no compramos un producto si no nos convence su utilidad, de nada servirá pensar o decir si no estamos convencidos, emocionados, interesados, enérgicos al respecto.
Planificación, un plan de trabajo, organiza tus actividades para realizarlas segmentadas, es decir, poco a poco, enfócate en una pequeña actividad, luego la que sigue, y la que sigue y así sucesivamente, así nuestra mente no se satura al ver grandes cantidades de información, como dice el buen Jordan Peterson, inicia por tender tu cama, y no es broma, ¡hazlo! Todos los días.
Acción, nada nunca sucede, si no lo haces, es obvio ¿no? La mejor manera de levantarse es moviendo tu cuerpo, poniendo los pies firmes y realizar la acción, ¿Tienes hambre? Comes seguramente, si tienes sed tomarás agua, estas resolviendo una necesidad mediante una acción, y nunca te preguntas si será efectivo, ya lo sabes, entonces, convéncete, toma la acción y realízala, seguramente el paso mas difícil y el que tienes que hacer desde el paso uno.
Con estos sencillos pasos, ejemplos y meditaciones al ser realizadas ya habrás dado un primer paso, no es que los pasos te cambiarán la vida pero es el inicio de la disciplina de hacer algo al respecto, es el inicio de la resolución, paso 1, 2, 3 y la verdad es que es bastante sencillo, lo difícil es llevarlo a cabo sin poner excusas o procrastinar.

Si quieres resultados diferentes, no esperes que se den realizando las mismas acciones una y otra vez, cambias tu mente, cambias tú, cambias tu mundo.


Opiniones

[No hay estaciones de radio en la base de datos]