Pay de mango con leche condensada: receta sin horno y de solo 5 ingredientes

Escrito por el 18 febrero, 2020

Esta tarta de mango es super sencilla de hacer y lo mejor de todo es que no necesita ser horneada.

Este postre es tan fácil de hacer que cualquiera puede enfrentarse al reto. La receta tampoco precisa utilizar una especie de mango en particular (ya sabrás existen varias), sino que se puede hacer con cualquier tipo.

Para ser una tarta tampoco lleva mucho tiempo de elaboración y ninguno de los ingredientes que se usan presumen ser muy difíciles de conseguir. Una receta que te puede salvar cuando necesitas un postre para alguna ocasión especial pero no tienes el tiempo de prepararlo.

“Pie” de mango espectacular y sin horno

El resultado es muy parecido a las tartas o “pie” tradicionales, como puede ser la tarta de limón (lemon pie), pero con una variación de sabor extraordinaria. Y hay que decirlo, a este tipo de tartas no le queda nada mal el sabor a mango. La verdad es que esta receta tiene un resultado espectacular.

Es por eso que hoy decidimos compartirla contigo. Más abajo te detallamos todos los ingredientes necesarios así también como el paso a paso de su elaboración.

Ingredientes
1 corteza de galletas para torta
2 tazas de pulpa de mango o mango picado muy pequeño
1 mango entero
14 g de gelatina sin sabor
200 ml de agua o jugo de mango (mejor aún)
3/4 taza de leche condensada
Preparación
1.Calienta el agua en una olla pequeña a fuego bajo hasta que hierva (si tienes jugo de mango mucho mejor). Una vez caliente el líquido vierte la gelatina en el recipiente y revuelve durante 2 minutos sin parar. Reserva la preparación.

2. Vierte la pulpa de mango (o el mismo picado muy pequeño) en la licuadora. Agrega la leche condensada y licua todo, primero en potencia baja y luego en alta. Procura que el mango quede bien triturado.

3. Incorpora la gelatina previamente elaborada en la licuadora mientras sigue funcionando. Si se ha solidificado vuelve a calentarla un poco. Puedes usar un colador para tamizar cualquier grumo que haya quedado en la preparación.

4. Apaga la licuadora y vierte la preparación en la corteza de galleta (antes puesta en alguna tartera o recipiente). Lleva la tarta a la heladera y deja enfriar al menos 2 horas y media.

5. Pela el mango entero y córtalo en finas rodajas. Cubre la parte superior de la tarta con las rodajas de mango y ya estará terminada, lista para servir. Opcionalmente, puedes preparar una crema chantilly y decorar la tarta con la misma además de las rodajas de mango.

Una receta sencilla de elaborar y con resultados fenomenales. Increíblemente ni siquiera lleva cocción de horno y por ende no tardarás mucho en prepararla.

Esta tarta resulta un postre ideal luego de cualquier comida o bien puede formar parte de un delicioso desayuno al igual que merienda. Podemos acompañar una porción de la misma con un rico café espresso y será un deleite asegurado.

¡Pruébala y seguro no te arrepentirás ya que es verdaderamente una delicia!


Opiniones

[No hay estaciones de radio en la base de datos]