La ciencia explica por qué comer chocolate te hace feliz y comer chocolate provoca granos: ¿mito o realidad?

Escrito por el 28 febrero, 2019

Salir con amigos, hacer ejercicio, ganar un premio, leer un libro… son pequeñas cosas que nos hacen sentirnos bien. Pero te has preguntado, ¿por qué comer chocolate te hace feliz?

Hay días en los que me siento más cansada y desanimada que otros. Esos en los que desearía estar descansando o relajándome en mi casa o en un SPA. Esta semana tuve uno de esos días y se me ocurrió ir con mis compañeras de trabajo a comprar un chocolate.

Después de comerlo, me sentí llena de energía de forma casi inmediata. Incluso había mejorado mi estado de ánimo. No me gusta mucho comer dulces, pero por alguna razón los chocolates me encantan. No sólo por su sabor, sino que en realidad pareciera tener un efecto en mi comportamiento.

Y esto es algo que se ve mucho en las películas. Cuando estamos tristes comemos chocolates para sentirnos mejor. Cuando estamos saliendo con alguien y nos regala chocolates nos sentimos más enamorados.

¿Te sientes identificado?

Por qué comer chocolate te hace feliz
Por lo general relacionamos el comer chocolate con la felicidad. Esto es algo que algunas empresas como Hershey’s han promovido en sus campañas digitales. El siguiente vídeo es una de ellas:

Más allá de ser algo que vemos en anuncios, existen razones científicas por las cuales el comer chocolate te hace feliz.

Este alimento tan delicioso está compuesto por más de 300 químicos naturales. Algunos de ellos afectan el cerebro humano liberando neurotransmisores, los cuales son los responsables de nuestras emociones y de cómo nos sentimos.

El sitio Science Focus comparte algunos de los componentes que tiene el chocolate y su efecto en nuestro organismo:
1. Triptófano – aminoácido esencial para la nutrición humana. El cerebro lo utiliza para producir santonina, una sustancia química que funciona como neurotransmisor. El cual es el responsable de que experimentemos sentimientos de felicidad.

2. Feniletilamina – amina aromática que está asociada con la euforia inicial del enamoramiento. Promueve los sentimientos de emoción y atracción. Además trabaja como anti depresivo al combinarse con la dopa mina presente en el cerebro.

3. Teobromina – sustancia que presenta propiedades diuréticas, vasodilatadoras y de relajación muscular. Pertenece a la familia de las metilxantinas, que también se encuentran en la cafeína. Estimula el sistema nervioso provocando una sensación de placer y bienestar.

4. Flavonol – este tipo de antioxidante están encargados de prevenir el envejecimiento celular y los procesos degenerativos. Además, el consumirlo al menos una vez por semana estimula la circulación de la sangre en el área del cerebro que promueve la memoria.

¿Qué tipo de chocolate es mejor?
comer chocolate te hace feliz
Según un estudio realizado por NCBI el consumir chocolate con leche y chocolate oscuro tiene la capacidad de reducir el nivel de estrés.

Los resultados demostraron que el consumir 40 gramos de chocolate oscuro o con leche por dos semanas reduce el estrés con mayor medida que al hacerlo con chocolate blanco. Lo cual mostró un efecto más significativo en las mujeres.

Esto no es debido a qué tan dulce es cada uno, sino más bien a la cantidad de sólidos de cacao, la cual es nula en el chocolate blanco.

¿Por qué sucede esto?

Se ha demostrado que el estrés aumenta la peroxidación lipídica y causa un desequilibrio entre las actividades de las enzimas antioxidantes. Por lo tanto el consumir alimentos con antioxidantes como los sólidos de cacao es una buena estrategia para disminuir el estrés.

BBC aconseja que si vas a comer chocolate sea chocolate oscuro, idealmente con un mínimo de 85% de cacao. Además de ayudarte con el buen rendimiento y el estrés, presenta menos grasa y azúcar que el chocolate con leche.

En muchas ocasiones, se transmiten por medio del boca a boca y se quedan más que acomodados en nuestro pensamiento, tomándolos por verdades absolutas. Hablamos de los mitos sobre cosmética, algunos conceptos que no siempre son fiables y que se convierten en errores que pueden afectar, y mucho, a nuestra piel. Le desvelamos siete de ellos.
Comer chocolate provoca granos
Pese a la mala fama que se ha ganado esta dulce tentación, diversos estudios demuestran que la dieta no tiene relación con las impurezas de la piel. Es decir, que el chocolate no es causante de granos, al igual que tampoco lo son determinados embutidos. El problema se encuentra en la grasa que se produce en la piel, algo relacionado con las hormonas, no con los alimentos ingeridos. Lo que sí es cierto es que muchas mujeres sienten la tentación de comer dulces o grasas durante el periodo premenstrual, lo que suele coincidir con alteraciones hormonales que suelen provocar granitos. En resumen, el chocolate puede ser más perjudicial para tus kilitos de más que para tus granitos.
Tu piel no estará lo suficientemente cuidada si no usas crema hidratante
Tal vez haya oído esto en numerosas ocasiones. Pues no es cierto: hay pieles que son capaces de mantenerse hidratadas perfectamente por sí solas, especialmente si los climas son húmedos. La forma más sencilla de decidir si es necesario el uso o no de una crema hidratante es observar con detenimiento las reacciones de su piel: prueba a no usar crema por la noche y comprueba cómo se despierta ésta por la mañana. Si está tersa y suave, puedes prescindir de la hidratante, todo lo contrario que si se muestra tirante y seca. Sólo tienes que escuchar a tu piel.
Fieles a una misma marca
Tal vez pienses que debes guardar fidelidad a tu marca de cosméticos y, por ello, lo más conveniente sea utilizar todos los productos de la misma casa. Pues en este caso, la fidelidad no tiene por qué ser eterna, pues no pasa absolutamente nada por mezclar y combinar productos de diferentes líneas en función de sus gustos y presupuestos.
El vapor, uno de los mejores aliados del cutis
Un nuevo falso mito. El calor que desprende el agua caliente ayuda a abrir los poros, lo que ayuda a que se eliminen las impurezas y el sebo que se acumulan en ellos, pero a la vez se produce una reacción de irritación en la piel. Por ello, sobre todo en los cutis más sensibles y delicados, no es conveniente usar baños de vapor, pues se pueden agravar sus problemas.
No siempre hay que limpiar la piel
A lo largo del día, la contaminación va haciendo mella en nuestra piel, depositando polvo, impurezas y, en definitiva, suciedad, por lo que la limpieza es fundamental a la hora de llegar a casa incluso cuando no nos hemos maquillado.
Las personas delgadas no tienen celulitis
En contra de lo que se cree, la celulitis no está unida a la obesidad, aunque a menudo sean compañeras, ya que se puede observar incluso en mujeres muy delgadas. Este fenómeno está unido a factores hormonales, genéticos y de estilo de vida, más que al exceso de peso, que es, eso sí, un agravante.

La piel cambia de comportamiento Es verdadero. E incluso se muestra diferente y varía de día a día. Por ejemplo, en los días previos a la menstruación suele mostrarse más grasa, al igual que en los periodos de estrés. Los viajes también le afectan: se ve más tersa y jugosa en climas húmedos, pero está más tirante e irritable en zonas secas. No dudes en ir cambiando su rutina de belleza al ritmo de las diversas necesidades de tu piel.


Opiniones

[No hay estaciones de radio en la base de datos]